10 pasos para crear un buen catálogo de productos

Las mejores herramientas gratis de diseño gráfico
19 junio, 2017
Diseñar e imprimir el menú de bares y restaurantes
10 julio, 2017
Catálogo de productos

impresión catalogos

En el mundo competitivo en el que vivimos, hacer que nuestros productos se diferencien del resto será esencial si queremos que nos compren a nosotros y no a la competencia. Si bien es muy importante el diseño, la distribución y el precio, tendremos que hacer especial hincapié en el tema de la promoción; una de las formas más efectivas (y que no sean la publicidad on y offline) de promocionar es tener un buen catálogo de productos, accesible a todo el mundo, funcional o fácil de usar y visualmente estético.

 

10 pasos para crear un buen catálogo de productos.

Parece sencillo, pero crear este catálogo puede llegar a ser un quebradero de cabeza para muchas personas. Para evitar mayores problemas, desde Ferysu te vamos a dar 10 consejos básicos para que crear el catálogo de tus productos sea un proceso más sencillo y disfrutable.

Dividiremos los consejos en 2 partes diferentes: “antes de empezar a crear si quiera el catálogo” y “en proceso de creación del catálogo.

Antes de empezar a crear el catálogo

  1. Decidir que información va a estar incluida en él: el punto de partida para cualquier catálogo de productos que se precie será el decidir que información, productos o precios queremos que aparezcan las páginas. Será el momento de decidir si incluimos productos, aunque estemos temporalmente sin stock, o de debatir sobre la inclusión de precios con/sin IVA o a consultar. Adicionalmente, es aconsejable introducir información relativa a la empresa o a tu marca. Números de contacto, redes sociales que poseas, direcciones de mail, localización de la empresa en un mapa y todo aquello que consideras que la gente debe conocer de tu empresa.
  1. Enfócate en el diseño: el diseño de un catálogo de productos será esencial para que la gente lo ojee o lo rechace nada más abrirlo. Colores, cantidad de productos por página, material de las páginas e incluso diseños de portadas, deberán ser seleccionados y diseñados con sumo cuidado para hacer tu catálogo apetecible (y leíble) a ojos del consumidor. Un diseño mal elegido puede repercutir no solo en tus ventas, si no en la imagen que la gente tiene de tu marca.
  1. Las imágenes: una vez hemos diseñado el catálogo y decidido que información va a estar incluida en él, pasaremos a la parte más visual del catálogo y la que va a mostrar nuestros productos, siendo crucial que estén bien hechas y con una calidad óptima para el papel de impresión. Hacer unas buenas fotos a nuestros productos en las que se vea en todo su esplendor, sin cortes ni bajas resoluciones. Además, sería aconsejable decidir que fotos van a acompañar a los productos y cuales no; igual existe un producto que no precisa o no se ve necesario ponerlo junto a una imagen o, simplemente, no hay más espacio posible. También se tendrá que tener en cuenta otros factores externos como la iluminación o la calidez de las imágenes (se podría editar la imagen con algún editor como Photoshop si fuese necesario)

 

Creando nuestro catálogo…

 

  1. Elegir bien el software con el que vamos a hacer nuestro catálogo: si bien es cierto que con Word se puede elaborar un catálogo de forma gratuita, deberíamos considerar la opción de invertir un poco de dinero y obtener la licencia de algún editor con más nivel y opciones posibles. Una buena elección del software nos facilitará mucho la vida a la hora de subir, quitar o modificar nuestros productos. También nos ofrecerá diseños exclusivos que podremos utilizar de forma ilimitada, fuentes con estilos especiales y algún que otro “add-on” que seguro simplifica mucho el trabajo en según que momentos. Aquí te dejamos una recopilación de los mejores que puedes usar
  1. Vuelve al punto 3 y edita: como ya hemos dicho antes, cabe la posibilidad de que no estés del todo contento con las fotos o no hayan quedado todo lo bien que se quería. Ante este problema, se puede escoger entre dos opciones: volver a hacer la foto o simplemente editarla con algún programa especializado para ello (como lo puede ser Photoshop, Canva, etc); incluso podrías cambiar el formato de la imagen para así adaptarlo a lo que te pida el editor del catálogo o la propia web.
  1. Ordena muy bien el contenido: la posición de los artículos en la página, que secciones van en qué lugares del catálogo será un punto muy a tener en cuenta. Las páginas pares, por lo general, son menos leídas que las impares, ya que las segundas quedan a la vista primero. También cabe la posibilidad de añadir una introducción o un pequeño índice, pues bien, será importante decidir dónde van estos elementos para que el cliente los lea de una forma u otra.
  1. Elabora una portada que llame la atención: no nos vamos a mentir. Lo primero que miramos en un catálogo, libro o incluso persona, es la portada; cuanto más estética, visual y cuidada sea esta imagen, más ganas tendremos de descubrir que es lo que nos aguarda dentro de esas tapas. Si la portada es “fea” y no nos llama fuertemente la atención, muy difícil será que nos animemos a seguir leyendo o a hacerlo con intención de comprar algunos de los productos que vayamos observando.
  1. La distribución: que el catálogo sea un instrumento de promoción no quiere decir que debamos descuidar el resto de variables del marketing. Pensar en cómo, dónde y cuándo distribuir nuestro catálogo será muy importante si queremos que éste llegue a los potenciales clientes que nos hemos fijado de antemano ¡Cuidado! Una mala estrategia de distribución puede sabotear por completo la eficacia de nuestro catálogo de productos, haciendo que su elaboración haya sido una pérdida de tiempo y dinero para la empresa
  1. Establece una vía para que la gente pueda realizar pedidos: nos referimos, efectivamente, al formulario de pedido. Un formulario simple pero efectivo, permitirá que los clientes puedan empezar a realizar pedidos nada más lean el catálogo y sientan que tienen contacto directo con la empresa a la que van a pagar.
  1. Vías de comunicación: viene muy relacionado con el punto anterior, pero es esencial que dejes ver en el catálogo que estás abierto a cualquier tipo de petición o comunicación que quiera realizar tu cliente. Para ello puedes poner desde direcciones de correo hasta redes sociales por las que contactar de forma mucho más directa y veloz.

Si sigues estos 10 pasos, podemos asegurarte que tu catálogo será un éxito. Si necesitas que te ayudemos o, directamente, lo creemos por ti, no dudes en contactar con nosotros; ¡estaremos encantados de ayudarte!