La importancia de la legibilidad

¿Por qué varían los colores?
26 marzo, 2018
Las tipografías más empleadas en diseño gráfico
9 abril, 2018

El diseño gráfico vela por generar una estabilidad estética y funcional que se adapte a todo aquello que nos rodea. Se genera cierta polémica respecto a si se considera una disciplina artista o no, pero ciertamente sí que se puede decir que el diseñador es un artista, pues trabaja en un mundo creativo con ideas, imágenes y medios que lo implican así, pero con un objetivo específico: comunicar.

Cuando queremos comunicar un mensaje a través de un diseño gráfico es muy importante que nuestro destinatario comprenda aquello que queremos transmitir. Por ello, hay que tener en cuenta un término muy importante en el diseño: la legibilidad. Este concepto es utilizado para definir una cualidad requerida en los tipos de imprenta, en los carteles y en cualquier tipo de diseño que contenga palabras.

¿Qué es la legibilidad?

Consideramos que algo es legible cuando consideramos que es fácil de leer. Para que el diseño sea legible el diseñador tiene que tener en cuenta qué va transmitir, quién lo va a leer, dónde lo va a leer y cuándo. Hay que saber todos factores en los que se va a presentar el diseño, porque no es lo mismo ver un cartel en una valla publicitaria que puede verlo de pasada mientras conduce, que en un folleto el cual puede leer tranquilamente y prestar más atención al diseño.

Una vez que conocemos las intenciones de nuestro diseño, hay que saber qué tipo de letra vamos a utilizar. La redonda y la sans-serif son los tipos de letra más comunes en Europa y América. Estas ayudan a que haya una distancia adecuada entre cada letra, unen letras para formar palabras y ayudan a diferenciar las letras de manera individual.

Existe un truco para saber si un texto es legible o no. Este consiste en tapar con una regla o un folio la mitad inferior o superior de una frase. De esta manera, si el texto es legible debería leerse de manera correcta aun habiendo tapado mitad de cada palabra. Resulta más fácil leer cada palabra si se encuentran en una frase, ya que te guías por el contexto.

Por eso mismo, la legibilidad no se trata únicamente de la facilidad de leer. El poeta Robert Bridges la definió como “la certeza de descifrar”. Esto añade un sentido muy necesario a la legibilidad del diseño gráfico y de su texto, ya que exige una combinación coherente de las letras, más allá de una clara separación entre ellas. No obstante, existen tres reglas para la legibilidad.

Tres reglas básicas para hacer tu texto legible

Los caracteres con trazo terminal son más legibles. Esto se debe a que aquellas letras que no llevan trazo final (también conocido como serifa), se parezcan más entre sí. Así pues, la certeza de descifrar de la que hablábamos antes disminuye. Además, un conjunto de caracteres sin trazo final, hace que todas letras parezcan iguales en su conjunto. De esta manera se crea un texto monótono y por ende, poco atractivo. Para evitar esa monotonía en textos con caracteres sin trazo final, es tocar el interlineado, añadir varios párrafos, ilustraciones, infografías, etc., las cuales rompan la uniformidad pesada del texto. No obstante, en caso de que sea para un diseño de cartel, o en uso que no sea para un texto  seguido, este tipo de letra bien utilizado puede ser muy legible.

La letra redonda es más legible. La letra redonda se ha convertido como norma general, en la letra básica para utilizar, tanto en Europa como en América. Pero este principio se debe considerar únicamente como una mera guía, pues otros tipos de letras también resultan muy legibles, como la redonda inclinada. Como siempre, todo depende del uso que se le quiera dar y como se utilicen. Las variaciones de la letra redonda (itálica, negrita, etc.) se crearon con fines concretos como por ejemplo dar énfasis a ciertas palabras, pero no con el propósito de una mejor legibilidad.

El espacio entre palabras y líneas. La regla básica de la legibilidad respecto a esto es: el espacio entre palabras debe ser como mucho un espacio igual a la anchura de la letra «a» y el espacio entre líneas debe ser superior al espacio entre palabras. El lector medio lee el conjunto de palabras y no letra por letra. Si el espacio entre palabras fuera excesivo, esto empeoraría la lectura rápida y, por lo tanto, la legibilidad del texto.

Existen muchos otros factores que afectan a la legibilidad de los textos, pero esta tres reglas nombradas anteriormente son las normas básicas para crear un texto legible. No obstante, hay que matizar dos puntualizaciones:

Por un lato, la legibilidad no es una exigencia. Si bien es algo que requiere el texto seguido, pero no un cartel publicitario donde se busca llamar la atención y prima lo atractivo. Es el caso de logotipos, títulos de revistas, etc. Lo importante es crear algo reconocible y llamativo. Por otro lado, es fácil conseguir un texto legible pero pobre. Lo que hay que conseguir es un texto legible y que además sea fascinante.

Pero sobre todo, la legibilidad de una impresión dependerá de la calidad del papel empleado por el impresor y de la manera que se trate al texto. Por eso en Ferysu te ofrecemos profesionalidad y unos grandes resultados para tus impresiones.