Por qué deberías hacer un manual corporativo

Las tipografías más empleadas en diseño gráfico
9 abril, 2018
Cómo crear un portfolio perfecto con un buen diseño gráfico
24 abril, 2018

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, es esencial que una marca cuente con una identidad corporativa. Siempre que vayamos a realizar cualquier publicación como folletos, catálogos, tarjetas de visita e incluso publicaciones online necesitaremos un manual corporativo para poder aplicar siempre los mismos colores, tipografías y elementos que aparezcan en dicho manual.

¿Qué es un manual corporativo?

Cuando hablamos de manual corporativo nos referimos a un documento en el que se explica y detalla cómo es la marca. Es decir, la filosofía que sigue, cuál es su público objetivo, cuáles son sus valores, etc. Pero también nos cuenta las pautas que tenemos que seguir para poder realizar sin problema todos los elementos de publicidad y comunicación que se quieran realizar, ya sea en formato impreso como para web. Es decir, todos estos elementos que se realicen tendrán que adaptarse a la identidad corporativa de la marca.

Este manual nos permitirá ubicar tanto el logotipo como aplicar otros ajustes como el tono de los mensajes e incluso el tamaño de la tipografía.

Normalmente, cuando se piden manuales corporativos, se hacen referencia a un manual de identidad visual. Debemos tener en cuenta que cualquier marca debe tener un concepto en el que se desarrolle toda su expresión. Por eso es importante tener muy claro qué debemos incluir en el manual corporativo.

Las secciones que debe tener un manual corporativo

Si queremos tener una marca bien construida, es importante que tenga claro su concepto, y éste se debe reflejar en el manual basándose en su identidad. Podemos decir que cualquier manual corporativo tiene que marcar unos objetivos y estrategias de marca. Así podremos encontrar el posicionamiento más interesante para la marca, ya sea por el precio como por la calidad, los atributos, etc.

A través de este manual se tiene que generar una definición de la marca en la que se exprese tanto su concepto como su posicionamiento, tal y como hemos mencionado antes. Además, se deben definir los valores que se quieren potenciar, definiendo tres aspectos imprescindibles:

  • Misión: en este apartado se tiene que definir el principal propósito de la empresa. Tiene que satisfacer las necesidades básicas de los consumidores a los que está dirigida, ser realista y basarse en sus ventajas competitivas.
  • Visión: la visión es el objetivo final de la empresa. Podemos decir que es una proyección de cómo se ve en el futuro. Por esta razón, la visión debe ser breve, factible, incitante y admirable. Además, tiene que ir en las mismas líneas que la misión y orientarse también al público objetivo.
  • Valores: son los principios que definen la identidad y cultura corporativas de la empresa. Es decir, refuerzan las conductas que benefician a la empresa. Es fundamental transmitir los valores a todos los empleados, clientes y proveedores.

Aunque estas son algunas de las partes más importantes de un manual corporativo, no debemos olvidar otro tipo de elementos que son fundamentales tanto para la empresa como para este manual.

El logotipo y el concepto visual: dos aspectos que no pueden faltar

El manual corporativo debe contar con una sección dedicada exclusivamente a los elementos visuales de la compañía. En esta sección y durante todo el manual se debe incluir el logotipo, porque es la parte más importante de la empresa, ya que será el que lo represente.

En dicho manual se debe definir cómo se construye el logotipo, las tonalidades corporativas que se van a emplear en cualquier composición publicitaria, los tamaños y áreas de reserva, los monocromos en positivo y negativo y los usos permitidos y no permitidos.

Por otro lado, el concepto visual de la marca es la manera en la que se va a expresar visualmente. Este concepto visual incluye detalles como el tono de los mensajes e incluso con qué palabras se deben expresar las ideas y conceptos definidos anteriormente.

 Aunque será esencial que en el concepto visual se cuente cómo se construye visualmente la marca. Ente ellos destacan:

  • Los tipos de fotografía: se especifican detalles como la luz de la imagen (si deben ser oscuras o más luminosas), si deben aparecer personas o no y en qué situaciones aparecen, etc.
  • Se debe detallar también la tipografía que se va a emplear, los tamaños, las jerarquías y las alineaciones así como otros aspectos.
  • Las tonalidades principales y secundarias, los usos de degradados, y demás conceptos relacionados con el color.

Con el concepto visual se debe definir bien cómo aplicar la marca sobre cualquier formato donde la marca se tenga que expresar. Normalmente, cualquier manual corporativo incluye guías sobre éstos conceptos.

Es recomendable mostrar ejemplos sobre cómo se aplica la marca en los diferentes formatos. De esta manera sabemos que el concepto visual está claro.

En Ferysu contamos con profesionales expertos que se encargarán de que tu manual corporativo sea coherente con la identidad corporativa de tu empresa. No dudes en venir a visitarnos o contactar con nosotros si todavía tienes alguna duda sobre estos conceptos.