¿Por qué varían los colores?

Por qué deberías calibrar el monitor de tu ordenador
19 marzo, 2018
La importancia de la legibilidad
2 abril, 2018

Hay muchos motivos que influyen en cómo se ve el color, pero debemos tener en cuenta también unos conceptos básicos que pueden estar en el origen de este problema: la gama y la saturación. Es normal que una misma imagen, en diferentes dispositivos y monitores, cambie respecto a su color.

¿Alguna vez has imprimido una imagen y no la ves igual que en el ordenador? Seguramente es porque el modelo de color escogido a la hora de diseñar la imagen no es el adecuado para imprimir, o incluso se puede deber a que el calibrado del monitor tampoco esta ajustado a los niveles óptimos.

Hoy en Ferysu queremos que conozcas algunas de las características que afectan a la variación del color.

Saturación o intensidad de color: ¿qué es?

Para aquellos que se dedican al mundo del diseño gráfico, es importante conocer todos estos valores y tenerlos en cuenta porque serán imprescindibles para comprender por qué los colores que componen una imagen o diseño varían tanto.

Cuando hablamos de saturación nos referimos al valor cromático que está determinado por la pureza del color. Cada color tiene un valor cromático concreto. Debemos tener en cuenta que tanto los pigmentos que dan color a las tintas de impresión como los fósforos que producen el color en los monitores son muy difíciles de conseguir en su estado totalmente puro. Por eso, dependiendo de su pureza, tienen un valor u otro de saturación.

La saturación será un factor fundamental para determinar si un color pertenece a una gama u otra. Aunque lo explicaremos más delante de forma detallada, si un color por su saturación está fuera del rango de reproducción de cualquier dispositivo, diremos que están fuera de gama  y, por tanto, no podrán reproducirse o imprimirse.

Por otro lado, a la hora de imprimir una imagen determinada tenemos que tener presentes dos elementos: la tinta y el papel. Ambos determinarán e influirán en el resultado final. Tanto el papel como la tinta afectan a la saturación del color. Por un lado, la tinta influye en el resultado final por la pureza de sus pigmentos y el papel lo haría por el nivel de blancura y capacidad de absorción.

Los papeles con acabado mate o brillo tienen un grado distinto de absorción de la tinta y el resultado final será distinto según el tipo del papel en el que se imprima.

Y la gama de color, ¿a qué afecta?

 A diferencia de la saturación, la gama es el rango de colores que un dispositivo (ordenador, móvil, tablet…) es capaz de reproducir. Cuanto más grande es la gama de un dispositivo, más colores podrá reproducir.

Los modelos de color más comunes son el RGB y el CMYK, aunque podemos encontrar otros modelos como el HSB.

Cuando hablamos de espacio RBG, nos referimos al método que se basa en los colores de la luz rojo, verde y azul. Su nomenclatura hace referencia a sus nombres en inglés (red, green, blue). Este espacio es empleado por todos los monitores. Sin embargo, el espacio de color CMYK reproduce los colores en base a los colores primarios: el cian, magenta y amarillo. La K corresponde al negro y se incluye porque, en teoría, la suma de estos tres colores produce un negro puro. Este sistema es el que se emplea para reproducir colores en imprenta.

Al generar un documento en un programa de edición gráfica, como Photoshop, Illustrator o Indesign, podemos definir el espacio de color con el que vayamos a trabajar. Dependiendo si lo definimos en RGB o en CMYK, se asignará un valor diferente y, además,  son dependientes del dispositivo de reproducción. Si el trabajo que realicemos sólo se va a ver en monitores, debemos escoger el espacio de color RGB, pero si lo vamos a imprimir, deberemos definirlo como CMYK.

En Ferysu contamos con expertos del diseño gráfico que podrán realizar trabajos de diseño adaptados a tus necesidades y características para que la impresión sea la más adecuada. No dudes en visitarnos o contactar con nosotros si necesitas más información.