Cómo diseñar e imprimir tus invitaciones de comunión perfectas

¿Tu hijo o hija tiene 7 años o más y está a punto de hacer la primera comunión?

Te espera un gran día y piensas organizarlo como es debido: Ceremonia en la iglesia, recepción, sesión de fotos…

Pero antes de que comience la celebración, tendrás que decírselo a todos. Aunque en esta era digital es tentador enviar un simple texto o un correo electrónico, con una invitación en formato físico lograrás un efecto mucho más cercano.

En este artículo te mostramos como diseñar e imprimir una invitación de comunión perfecta.

¿Qué forma tiene una invitación de comunión?

De mismo modo que el anuncio de boda o de nacimiento, la invitación de comunión se presenta tradicionalmente en forma de tarjeta sobre cartulina.

Se envía por correo a los invitados para informarles de la fecha de la comunión, el lugar y cualquier detalle del evento (cómo será el día, etc.).

Al tratarse de un acto religioso solemne, es conveniente un anuncio elegante y discreto. Se prefieren diseños con palomas o flores, que recuerdan a las coronas de comunión, y colores pastel o blanco, para hacerse eco de la vestimenta tradicional de esta ceremonia religiosa.

La tradición católica establece que la Primera Comunión debe tener lugar en primavera, entre los meses de abril y julio. Temporada asociada a la renovación y resurrección de Cristo, es también un momento ideal para las festividades bajo el signo del buen tiempo y las flores.

La fecha de envío de las invitaciones es diferente para cada persona. No hay ninguna norma oficial al respecto, salvo que, como en el caso de cualquier evento, se recomienda no anunciarlo ni demasiado pronto ni demasiado tarde.

A título indicativo, planifica el envío del anuncio de la comunión entre uno y tres meses antes del gran día.

¿Cómo diseñar una invitación de comunión personalizada?

Aunque es perfectamente posible enviar una invitación de comunión clásica (con un simple dibujo y un mensaje, por ejemplo), te sugerimos que crees uno personalizado con fotos de tu hijo.

Puedes optar por una invitación genérica, destinada a todos, o por una invitación diferente para el padrino y la madrina y otra para el resto de los invitados. A continuación detallamos los principales aspectos de diseño a tener en cuenta:

Tipografía

Jugar con la tipografía te permitirá añadir ese toque personal y de clase que necesita la invitación.

A la hora de elegirla, asegúrate primero de que sea fácil de leer. Si quieres utilizar negrita o cursiva, comprueba antes que se vea correctamente. Para una comunión se recomienda utilizar un tipo script o caligráfica. Para ello puedes imprimirla antes para asegurarte de que se ve bien tanto en pantalla como en papel.

Respecto a este último, ten en cuenta que el peso y la textura que utilices afectarán al aspecto de la fuente. Escoge una lo suficientemente “pesada” para que no se rompa con facilidad y de un toque de glamour al evento.

Por otra parte a  la hora de redactar el texto ten en cuenta lo siguiente:

  • Utiliza el «nosotros» o el «yo» dependiendo de si la invitación va dirigida a los padres o al niño.
  • Adopta un tono relativamente formal ya que se trata de un evento religioso
  • Dar la información clave sobre el día: fecha, hora, lugar y detalles de las festividades

Colores

Asegúrate de utilizar un color consistente en todos los elementos de la invitación. Esto ayudará a que el diseño parezca más unificado, consistente y visualmente atractivo.

Recuerda que cada color tiene un significado. Generalmente para este tipo de tarjetas de invitación son indicados colores suaves y discretos.

Mantenga el equilibrio

Por último, pero no por ello menos importante, asegúrate de que tu diseño sea equilibrado y no esté demasiado recargado por utilizar demasiados elementos.

Demasiada información sólo hará que parezca desorganizado y difícil de leer. Para ello puedes dejar algún espacio en blanco entre el texto o las imágenes para que el lector no se sienta abrumado con demasiada información.

La creación de una invitación de comunión puede llevar bastante tiempo, por lo que dejarla para el último momento es poco aconsejable. Sin duda es también una parte importante del evento y hay que darle prioridad.

Con el diseño no acaba la invitación. Tenemos que elegir la mejor imprenta posible para realizar las copias de la invitación y elegir el papel. Un papel de 120 gr ofrecerá un aspecto y un tacto magnífico.

Otro aspecto a tener en cuenta es disponer el archivo a una resolución de 300 píxeles, sobre todo si hemos incorporado fotografías.

Y sobre todo, no olvides mandar una prueba de impresión antes de realizar la tirada completa, ya que un pequeño error puede ocasionar un coste muy grande si no lo detectamos a tiempo.

Ir arriba
Call Now Button