Las fases de la post-impresión en el proceso gráfico

¿Qué son las Artes Gráficas y cuáles son sus procesos?
10 agosto, 2018
¿Qué es Adobe Illustrator y por qué es importante a la hora de realizar diseños?
24 agosto, 2018

En el artículo anterior hablamos de las Artes Gráficas y sus procesos. Hoy en Ferysu hablaremos sobre todo el proceso de post-impresión y todas las etapas que tiene a su vez este dicho proceso.

Los acabados, manipulados, tratamientos, encuadernados, plegados, perforamos, y barnizados son algunos de los muchos aspectos que detallaremos hoy sobre esta fase de impresión.

¿Qué es la post-impresión?

Hablamos de post-impresión cuando nos referimos a las actividades que proporcionan la forma definitiva al producto final impreso. Ya sea cambiando su superficie para darle un toque estético o para protegerla, manipulando su estructura y acabados o realizando el empaquetado final, almacenaje y entrega del producto final.

Algunos de los acabados que más se suelen dar en la producción gráfica son:

  • Tratamiento de superficie: empleado para proteger la imagen impresa de roces o manipulaciones, dar brillo a la parte de la superficie del pliego impreso, matizar la superficie o dar textura, entre otros.
  • Tratamiento de protección: sirve para proteger o acondicionar las caras del pliego impreso o para el uso posterior de los impresos.
  • Ennoblecimiento: se puede realizar de manera individual en cada pieza. Además, podemos encontrar el Hot Stamping, un relieve impreso y grabado en seco.

Encuadernación, guillotinado y perforado

Además de los distintos acabados que hemos mencionado, podemos encontrar manipulados de estructura y encuadernación. Es decir, se manipula y modifica la estructura del elemento impreso para convertirlo en otro con distinta forma y estructura.

Por un lado, podemos encontrar los pliegos, colocando las hojas o librillos que conforman una pieza gráfica en un orden determinado para poder formar un grupo que se podrá engrapar, etc.

Por otro lado, el folio se emplea en documentos que pueden necesitar un control de numeración. Para ello, se deben tener en cuenta el tamaño de los tipos de foliadores y dejar espacio suficiente para poder imprimir el más largo de ellos.

Se puede realizar de diversas formas según el grosor del papel, la velocidad para doblar o la cantidad de doblado, entre otros.

Cuando hablamos de encuadernación nos referimos a la unión ordenada de los pliegos o cuadernos de una obra. Para poder formar un volumen compacto, se cosen o agrupan las distintas hojas y se protegen con una tapa.

Los distintos formatos de encuadernación se distinguen en la manera en la que se agrupan las hojas que formarán el libro (anillas, encuadernación francesa, con tapa dura cosido a hilo, etc.).

En un proceso gráfico se necesita realizar el corte cuando se recibe el papel y cuando el trabajo está impreso. Nos referimos al proceso de guillotinado. Suele ser el último paso del proceso en los métodos de encuadernación más comunes:

  • Se realiza un primer corte a escuadra perfecta, porque los pliegos de papel vienen en distintas medidas y el proceso de refinado evita este problema. Se le suelen quitar 6mm en este proceso.
  • El segundo corte se realiza cuando el trabajo está impreso, en las marcas de corte de los documentos.
  • El tercer tipo de corte se realiza cuando se dobla un pliego para encuadernarlo. El corte se hace fuera de las marcas finales y el refinado se realiza cuando todo está encuadernado. El proceso de refinado de libros o documentos que cuentan con muchas páginas se hace con guillotinas trilaterales.

Otra de las opciones es realizar un perforado. Se hace con un taladro de papel y para poder solicitar este proceso se debe tener en cuenta la posición de las perforaciones dentro de los documentos para que no haya imágenes muy cerca de los orificios. Este tipo de acabado se suele utilizar para carpetas a las que se les puede ir añadiendo, cambiando o eliminando hojas.

Acabados especiales en la post-impresión

Podemos encontrar otros tipos de acabados que se aplican en casos muy concretos. Uno de ellos es el laminado. El laminado es un proceso mediante el cual podemos unir dos o más sustratos para obtener una pieza gráfica. Así se protege o da más rigidez al impreso.

Las laminadoras están formadas por un sistema de alimentación y un sistema de laminado en el que se unen los sustratos por medio de calor.

Dentro de los laminados podemos encontrar laminados de plástico (más conocidos como plastificados), que se realizan para proteger y cambiar la superficie del papel impreso. Aunque hará que el color del documento se oscurezca un poco, le aportará más resistencia y cuerpo. Dentro de los plastificados podemos encontrar tres acabados distintos: brillo, semi mate y mate.

Por último, el troquelado se emplea para cortar, plegar y hacer medio corte en el papel o cartón con formas poco habituales. Podemos encontrar dos tipos:

  • Troquelado plano: es más preciso y se pueden troquelar piezas más pequeñas, que saldrán más limpias.
  • Curvo: es más versátil porque se puede imprimir y troquelar al mismo tiempo. Se suele emplear en rotativas.

El troquel se fabrica a partir de un dibujo en papel vegetal, impresión láser o película positiva en el que se dibuja toda la estructura a cortar.

En Ferysu realizamos impresiones con acabados de todo tipo, no dudes en contactar con nosotros si necesitas realizar cualquier trabajo de diseño.