Consejos para hacer un folleto publicitario

¿Con qué tengo que contar para que un evento tenga éxito?
10 diciembre, 2018
La imagen corporativa: ¿cuáles son los principales elementos gráficos que la componen?
26 diciembre, 2018

Actualmente, con la llegada de los medios digitales, gran parte de las empresas consideran más accesible realizar publicidad a través de Internet; concretamente por medio de redes sociales. Esto hace que en algunos casos se olvide que los medios tradicionales son también importantes.

Los folletos publicitarios son una muy buena herramienta que puede complementar otras acciones de publicidad. Son también muy efectivos, ya que se caracterizan por ser muy visuales y completos. En función de los objetivos de la empresa, los folletos publicitarios pueden ser meramente informativos o claramente publicitarios.

Hoy, en esta entrada vamos a hablar de cómo podemos hacer que nuestro folleto sea efectivo, qué tipo de errores debemos evitar, y de por qué es importante no descuidar los detalles. Si se realizan de manera óptima y efectiva, los folletos pueden convertirse en un instrumento esencial para nuestra comunicación publicitaria.

¿Cuáles son los pasos que debes seguir para elaborar un folleto óptimo y potente?

  1. Define el objetivo de tu folleto: definir los objetivos que queremos cumplir con la publicidad de nuestros folletos es algo muy importante, cuanto menos clara sea la finalidad de nuestra publicidad, más complicado va a ser determinar el tipo de información que queremos recoger, cuestiones relativas a la extensión del texto, al tipo de imágenes que se quieren incluir o al tipo de papel que se desea emplear.
  1. Define el público al que se dirige tu folleto: es muy importante también tener claro el público al que dirigimos nuestra publicidad. El tono o el formato son algo principal que hay que tener en cuenta, pues en función del público al que queramos llegar, será uno u otro. Saber a quién nos dirigimos, ayudará a obtener mejores ideas para su realización. Cuanto más específico sea el público, más sencillo y efectivo será transmitir lo que se desea. Definir bien el público al que nos queremos dirigir, también nos ayudará a la hora de saber cuáles son los mejores lugares para su distribución, por ejemplo.
  1. Seleccionar una plantilla y elaborar un borrador previo a la impresión: una vez determinados los objetivos que se quieren cumplir y el público al que vamos a dirigir nuestra comunicación, algo importante, es elaborar un borrador previo a la impresión. Es decir, es momento de las cuestiones más visuales y formales. Concretar el texto que queremos plasmar, las imágenes, las infografías, el modo en que estas cuestiones se van a disponer… Para que este trabajo no sea una tarea compleja, existen plantillas preelaboradas que hacen el trabajo más sencillo y ágil. Es cierto que las plantillas son un elemento al que todas las empresas tienen acceso, por lo que, para poder diferenciarnos del resto, una muy buena opción puede ser personalizar esas plantillas, es decir, a partir de las ya establecidas, ser capaces de cambiar la estructura de los elementos en función de lo que queramos. Es mucho más fácil empezar de algo que ya existe, que iniciarlo desde cero.

  1. Elegir los colores, el papel y el acabado: este penúltimo paso, es otro de los más importantes. Elegir qué colores quiero incluir (siempre en formato CMYK para que la impresión sea de calidad), qué tipo de papel quiero emplear; papel Kraft, reciclado, metalizado… lo más recomendable es utilizar papel de alto gramaje, así reflejaremos  También es necesario plantearse, si el utilizado será mate o satinado, entre otras muchas opciones.
  1. Impresión previa a la definitiva: para ir finalizando el proceso de creación del folleto, es importante una visión completa de cómo va a quedar. Para ello se recomienda hacer una impresión de una única unidad, de este modo podremos ver qué errores hay y qué queremos modificar antes de hacer las copias necesarias. Así, contaremos con margen.

Errores a evitar

La elaboración de folletos no es un trabajo fácil, por ello hay que ser cuidadoso en su desarrollo, evitando cometer ciertos errores. Por un lado, hay que procurar no excedernos en la redacción del texto, en un folleto debe quedar plasmado lo útil y necesario, por ello hay que seleccionar de manera muy precisa la información que se quiere recoger. Debe ser claro y fácil de leer, hay que procurar no saturarlo de información, concretando aquellos aspectos que de verdad nos interesen. No sólo es cuestión de identificar aquello que queremos contar, también es algo importante, cuidar la redacción de esta información, tanto la gramática como la ortografía.

Para que nuestro folleto sea atractivo y llame la atención, hay que tratar de que tanto el diseño como el título, llamen la atención, generen intriga y curiosidad entre aquellos que lo obtengan.

En Ferysu trabajamos contigo, trasladamos aquello que deseas a este tipo de formatos, disponemos de gran variedad, por lo que nos adaptamos a tus necesidades.

¡Si estás interesado en imprimir tus propios folletos, no dudes en contactar con nosotros! Nuestros expertos te ayudan encantados.