Imprimir catálogos: Puntos clave

Tarjetas de visita portada
Personaliza tus tarjetas de visita
12 diciembre, 2017
Ideas originales para (regalar) estas navidades
28 diciembre, 2017
Catálogo con buenas imágenes

A la hora de transmitir la imagen de tu marca, es muy importante hacerlo de manera profesional y sobre todo con gran planificación. Esta, aparece en cada uno de tus elementos publicitarios, como por ejemplo en tus catálogos. Hoy te damos unos trucos que te ayudarán a imprimir con éxito estos elementos.

¿Qué es un catálogo?

Se trata de un dossier que puede tener diferentes objetivos, aunque generalmente se realiza para presentar productos o servicios de manera clara y visual.

Ahora bien, aunque se trata de un elemento dirigido finalmente a potenciar las ventas, imprimir un catálogo puede ayudarte de muchas más maneras.

Preparar y maquetar el catálogo antes de imprimir

Más allá de crear un primer conocimiento sobre tus productos frente a clientes potenciales también puede servir como recordatorio cuando lo conserven haciendo que las ventas se generen a largo plazo.

Hay otros catálogos, que nacen también con la finalidad de crear marca. Un catálogo visual, atractivo y que esconda el carácter comercial, puede hacer mucho por tu empresa.

Por último, es una manera de no solo presentar tu empresa o tus productos, sino que te puedes centrar en pequeñas gamas, lanzamientos, novedades u ofertas.

Hay numerosas ocasiones en las que un catálogo es la solución más completa a las necesidades de una compañía. Pero cuidado, antes de imprimir este dossier, es importante una buena planificación y diseño a varios niveles.

¿Qué tener en cuenta para la impresión de mi catálogo?

  • El objetivo: Como decíamos un catálogo puede tener diferentes objetivos aunque como trasfondo siempre va dirigido a aumentar los beneficios de la empresa (como cada una de sus comunicaciones).

Imprimir catálogo con spiralPor ello, este punto es clave, puesto que va a determinar el resto del diseño, no será lo mismo realizar un catálogo de juguetes para niños que otro de herramientas para fontaneros profesionales por ejemplo.

Además, debes pensar si lo que necesitas es un catálogo global, que acoja todos tus productos o servicios o puedes dedicarlo a una gama, línea, nuevo lanzamiento o a tus mejores ofertas por ejemplo.

  • El público al que te diriges: Ya hemos dejado caer este punto en nuestro ejemplo anterior. Por supuesto en tu diseño debes tener muy en cuenta quién va a ser el receptor. De esta manera podrás estudiar qué le va a resultar más atractivo, qué va a llamar su atención, qué tipo de tamaños se ajustará más etc.

Por ejemplo, si es un catálogo infantil, deberás incluir ilustraciones, colores, tipografías sencillas, etc. En cambio si tu compañía vende comida groumet, debes transmitir lujo, con líneas simples, colores negro y/o dorado y escoger gramajes y acabados de alta calidad.

Esto es muy importante ya que debes impactar a primera vista para evitar que tu inversión acabe –literalmente- en la basura.

  • El tamaño: Una vez tenemos definidos los aspectos más abstractos, es hora de ponerse con el diseño que vas a imprimir posteriormente.

Lo primero que debes determinar es el tamaño que crees más adecuado y dependerá de tus objetivos. ¿Necesitas mucho o poco espacio? ¿El tamaño va a ser funcional para tu público?. ¿Entra en tu presupuesto?.

Hacerte estas y preguntas similares te puede ayudar a acotar las opciones. Los catálogos más comunes que se imprimen son de tamaño A4 cuando el grueso de páginas es importante y queremos un catálogo profesional.

Aunque también podemos encontrar ejemplo de tamaños A5 y similares con muchas páginas que funcionan igual de bien. Un ejemplo conocido: IKEA.

En el caso de ofertas o comunicaciones puntuales, son muy comunes los catálogos A3 en papel tipo periódico que van doblados sobre sí mismos.

Tienes gran cantidad de opciones, en Ferysu, podemos asesorarte de manera personalizada para que encuentres el tamaño ideal para imprimir tu catálogo.

  • Imágenes de calidad: Por otro lado – y ya lo decíamos en la definición- un catálogo debe de ser MUY visual. Hoy en día el cliente pocas veces se para a leer y ya se sabe “una imagen vale más que mil palabras”. Por ello, gran parte del éxito de tu catálogo puede radicar en la calidad de tus imágenes.

Catálogo con buenas imágenes

No solo nos referimos a que “se vean bien”. Sino que deben de estar pensadas, mejor si se realizan por profesionales y siempre dejando que se muestren los detalles más cruciales e interesantes de nuestros productos. Las imágenes no solo están para embellecer, también tienen que dejar ver al potencial cliente “qué es lo que van a comprar” porque no van a tener un dependiente que les atienda o un comercial que les explique las ventajas.

  • Organiza bien la información: Además,nuestro consejo más preciado antes de imprimir el catálogo, es que organices bien toda la información. Tanto imágenes, como textos deben seguir un orden. Es decir, deja que tus productos sean fáciles de encontrar, agrúpalos por categorías, líneas, secciones de ofertas, etc. De esta manera puedes conseguir que el usuario sienta que el catálogo es atractivo y potencias su lectura al hacerla más sencilla y agradable.

Además, esto te ayudará a que el diseño quede más limpio y profesional consiguiendo un catálogo que refleje que tu compañía es seria y con cuidado por el detalle.

Por último, debes saber que todo este trabajo no sirve de nada si no eliges una imprenta profesional que pueda ofrecer la mejor calidad a la hora de imprimir tu proyecto. Por ello, es de vital importancia que confíes en una empresa con experiencia como Ferysu. Contamos con las últimas tecnologías y múltiples opciones que te dejarán elegir entre diferentes tamaños, gramajes, texturas, tipos de encuadernado y mucho más.

Puedes contactar con nosotros pinchando aquí para consultarnos tus dudas. Te atendemos encantados.