tarjeta de visita

¿Cómo elegir el color apropiado para tu tarjeta de visita?

La creación de una tarjeta de visita requiere una atención especial a los gráficos, sobre todo en lo que respecta a los colores. No se trata de elegir un color como fondo en lugar de otro, sino de reunir numerosos elementos que deben transmitir sensaciones positivas a los demás.

Cuando una empresa o un profesional recurre a una imprenta para imprimir sus tarjetas, espera obtener un trabajo acabado que cause una buena impresión, con colores que mejoren la percepción comunicativa de la propia tarjeta.

Si para un PC y sus monitores, el método de color utilizado es el clásico RGB, hay empresas de impresión que utilizan la técnica CMYK para la elección del color de una tarjeta de visita.

Pero más allá de la técnica utilizada en sí misma, lo importante aquí es destacar la profundidad y la importancia del mensaje que un color puede transmitir a los demás. No sólo las imágenes, no sólo los tipos de letra, no sólo los símbolos pueden hablar, sino también y quizás sobre todo los colores.

El color como elemento característico

El color debe considerarse un elemento característico que transmite el propósito para el que se crea la tarjeta de visita. ¿Sabes por qué?

En primer lugar, la mente humana, durante el primer impacto visual, almacena sólo el matiz de un objeto. Así, ante una tarjeta de visita, es el color el que permite reconstruir la imagen en un contexto más amplio y variado.

Esta primera impresión ayuda al consumidor a crearse un primer juicio sobre el objeto y, en consecuencia, habrá una predisposición, positiva o no, del alma y del propio yo hacia ese bien concreto. Por tanto, no hay reglas arbitrarias y absolutas que el diseñador aplique al crear una tarjeta de visita. Más bien, hay reglas psicoperceptivas, códigos expresivos a los que referirse.

Puede que no lo creas, pero muchas veces la gente tiende a comprar un objeto o a utilizarlo, no sólo por su función o sus requisitos técnicos, sino porque el sobre, el envoltorio o el propio objeto están hechos con colores capaces de despertar emociones, a menudo a nivel inconsciente, en un contexto determinado.

No hay que ser necesariamente un experto en cromoterapia para saber que un color puede despertar la atención de la mente humana, en los buenos y en los malos momentos. Por ejemplo, los expertos en moda y diseño no dejan de dar consejos sobre cómo combinar prendas del mismo color.

Qué hay que tener en cuenta antes de elegir un color

Antes de seleccionar un color, hay algunas características recurrentes inherentes a cada color que pueden ayudar a transmitir el mensaje que quiere dar con su tarjeta de visita.

El color Azul

El primer color de interés, y muy recomendable para las tarjetas de visita, es el azul. Su significado es muy importante, ya que simboliza la lealtad, la integridad, la fidelidad, los ideales y los sueños. En combinación con otros tonos, intensifica la sensación de elegancia y refinamiento y potencia el dinamismo de los colores cálidos. La mejor idea es combinarlo con el blanco para crear un mensaje puro y compuesto.

El color rojo

Color cálido y atractivo por excelencia, el rojo es un catalizador de la atención visual. Cualquiera que sea la combinación creada, transmite sensaciones importantes como la fuerza, la pasión, la voluptuosidad, pero también el dinamismo y la agresividad, la violencia, el poder, el orgullo (que tiende al púrpura), el deseo (que tiende al carmesí).

Se utiliza habitualmente en la publicidad. Sobre todo si se elige en tonos más oscuros, tiene un refinamiento que no se puede comparar con otros colores.

El color amarillo

El amarillo, un color muy alegre, expresa modernidad, luz, plenitud y luminosidad. El valor de este color anima y alegra a la gente, tanto que su equivalente simbólico es la riqueza, la prosperidad.  Pero también, la alegría, la pureza (amarillo dorado); y finalmente, la prudencia, el engaño (amarillo ocre), la perfidia (amarillo limón).

Para las tarjetas de visita puede ser una opción ganadora, siempre que cree ese juego de colores y contraste con otros colores que vayan bien con el amarillo.

tarjeta de visita

El color verde

El color verde, que se obtiene de una mezcla de azul y amarillo, cambia su significado expresivo en función de la intensidad de los dos colores de los que procede. Si abunda el amarillo, el resultado es un verde hostil que debería excluirse del diseño de una tarjeta de visita.

Por el contrario, en abundancia de azul, el verde se vuelve calmante y crea sensaciones de plenitud y euforia. Expresa naturalidad, fertilidad, paz, serenidad (es conocido por ser el color simbólico de la esperanza). Destaca frente al azul; pierde protagonismo frente al naranja, el rojo y el amarillo; se ve perturbado por el rojo.

El color negro

¿Quién dice que hay que prohibir el negro como color para una tarjeta de visita? Aunque se recomienda excluirlo como color predominante, combinarlo con la pureza de otros tonos puede crear un efecto brillante y saturado. Símbolo de refinamiento y profesionalidad, el negro dará a su tarjeta un valor único de austeridad y solemnidad.

El color blanco

Por último, está el color blanco. Psicológicamente tiene un significado de blancura, pureza, perfección. Puede simbolizar la inocencia, la calma, la paz, la timidez. Por lo tanto, puede utilizarse para tarjetas que no necesitan causar una impresión demasiado agresiva en los observadores.

No has de dudar en recurrir a nuestros servicios de Ferysu, somos expertos en sacarle el mayor partido a tu trabajo. ¡No dudes en contactar con nosotros para cualquier duda o petición!

Ir arriba