Termorelieve

Termorelieve: ¿Qué es?

Cuando queremos crear una nueva marca corporativa muchas veces pensamos en como hacerla diferente al resto de creatividades y además comunicar lo que ofrecemos. Una forma diferente es usar el termorelieve en nuestras impresiones.

Aunque hoy en día se conocen varias técnicas para dar relieve a las creaciones, el termorelieve es la más rápida, efectiva y mucho menos costosa para dar ese efecto.

Las tarjetas de visita son muy importantes para proporcionar la imagen de tu empresa a tus posibles clientes.

Hay muchas formas de crear tu tarjeta de visita, pero sin duda la más original es la tarjeta con relieve. Hay varias técnicas conocidas para conseguir este efecto, pero el termorelieve es más rápida, efectiva, precisa y económica que otras conocidas.

Las tarjetas de visita con termorelive dan volumen y brillo a las impresiones, dan vida a todos tus diseños y creaciones.

El diseño es muy importante. En Ferysu Artes Gráficas te ofrecemos un trato personal y podemos ayudar en la elección del diseño que mejor se adecue a cada necesidad. A continuación, les damos algunos consejos:

  • Para empezar, hay que tener en cuenta que esta técnica se usa en papeles claros y de un grosor de 300-350 gramos como máximo. No se puede usar esta técnica con imágenes impresas a todo color, lo impreso tiene que ir en colores separados.
  • La elección de los colores debe mantener un hilo conductor visual, si la imagen corporativa tiene unos colores específicos son los que deberán usarse siempre. Además, los colores fríos transmiten seriedad y garantía, y los cálidos, extroversión y creatividad.
  • Como te van a recordar por tu tarjeta de visita hay unos datos imprescindibles que deben aparecer: nombre y logo de la empresa, tu nombre o cargo, dirección, número de teléfono, correo electrónico, sitio web y redes sociales.
  • Es un cartón de pequeño formato con un texto breve, inmediato y de fácil comprensión, no puede exigir un esfuerzo leer lo que está escrito. Los caracteres deben de ser legibles, para ello tienen que contrastar con el fondo y adecuarlos al formato gráfico.

Los caracteres Sans Serif, fuentes sin remates, se usan a menudo por ser modernas, limpias y con muchas familias entre las que elegir.

¿Qué es termorelieve?

El termorelieve una técnica novedosa y no tan globalizada como las anteriores, pero más precisa, útil y económica que las demás. Es una técnica de impresión en la cual se utilizan ciertos productos químicos como resinas y polvos.

Estos productos al ser sometidos a una serie de procesos físico químicos terminan recreando lo que sea que se encuentre en el papel, es decir, figuradamente, sacando la imagen del papel del cual se encontraba, dándole relieve y “vida” a todos tus diseños, ya sean tarjetas de visita, sobres o carpetas.

Este tipo de impresión no es muy común todavía.

Materiales que se usan

Esta impresión funciona con una resina combinada, la cual es sometida a varios pasos para ser finalmente convertida en polvo. La resina combinada es el material utilizado por las imprentas para realizar las impresiones comunes.

Cuando se trata del termorelieve, esta es convertida en polvo, para más tarde ser fijada en el papel. El diseño que se quiere imprimir no debe tener puntos intensos de color pues le podría dar a un mal acabado a la impresión en termorelieve. Son detalles menores en los cuales se trabaja para poder hacer impresiones de termorelieve con colores intensos y llamativos.

Tipos de grosor del material

El polvo utilizado tiene tres tipos de grosores:

  • Fino, el cual es usado para delineados muy delicados y precisos, figuras y escritos pequeños que no necesitan un relieve enorme para verse bien es el más utilizado para la escritura.
  • El mediano, que se utiliza más en dibujos que en letras, no es muy grande y refleja lo delicado del fino y lo voluminoso del grueso.
  • Grueso, usado principalmente en dibujos, es ideal para cualquier tipo de figura pues da un relieve bastante marcado y notorio, apreciable desde cualquier distancia del dibujo.

Tipo de papel

En cuanto a la impresión, se aconseja que sea en una cartulina satinada. Se utiliza este tipo de papel porque es liso, ya que en papeles o bases con mucha textura, aunque se vea bien, el relieve será opacado por el papel y perderá la estética.

Un ejemplo muy común entre los clientes del mismo es la cartulina verjurada, que, aun cuando realza el brillo de las letras, la pronunciada textura de esta base o papel tiende a tragarse el relieve de la impresión, arruinando así la presentación y el acabado del trabajo, además de un gasto innecesario de resina en polvo.

Termorelieve

Proceso de impresión

El dibujo debe ser cubierto por la resina en su totalidad, no debe tener ningún espacio que no haya sido cubierto por el polvo y la tinta impresos en el papel o cartulina, seguidamente se sacude muy ligeramente con el fin de eliminar el exceso de polvo que no se haya adherido a la tinta y colocarlo para ser rehusado, con unos pocos golpes a la hoja será suficiente.

La temperatura que alcanza y la velocidad de la máquina que realiza la impresión están sumamente relacionadas, tienen que estar equilibradas para que el acabado sea completamente satisfactorio, mientras mayor sea la velocidad de impresión mayor deberá ser la temperatura y aplica el mismo principio si se disminuye alguna de las dos variables.

El material debe fundirse para adherirse al papel, si la velocidad es mayor a la temperatura, el material no se fundirá a tiempo y habrá residuos de polvo en toda la página, por el contrario, si la temperatura es muy elevada y la velocidad no es lo suficientemente alta, el relieve se derretirá, aplastándose sobre el papel.

Si esto ocurre terminará perdiendo por completo el relieve que debería generarse, por eso deben estar bastante calibrados, también se debe tomar en consideración el tipo de papel, pues podrían dañarse las puntas del mismo al estar en contacto con el horno.

Luego de todo este proceso debe ser almacenado para su fijación total, se debe dejar secando un par de horas y no muchas hojas una sobre las otras, pues las mismas podrían terminar pegándose y dañando, no uno, sino varios trabajos en simultáneo.

Una vez teniendo el trabajo completamente seco, se lleva a cabo lo que se conoce como guillotinado, en este paso los encargados de la impresión se encargan de hacer los cortes necesarios para que la figura quede más armoniosa, estos cortes no pueden ser muy precisos.

De lo contrario, se corre el riesgo de aplastar la figura y distorsionarla; el relieve tiende a tener varias alturas, por lo tanto, hay que tener mucho cuidado en este parte del proceso de finalización de la impresión e termorelieve.

Este trabajo requiere un equipo con amplia experiencia en la impresión, para que tu diseñe se lleve a cabo como desea y se logre transmitir todo lo que dice tu marca. En Ferysu, somos expertos en impresión de todo tipo. Si estás interesado en realizar algún tipo de impresión no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba