Guía de medidas y tamaños para una tarjeta de visita

Aunque hoy en día, el mundo digital es un pilar imprescindible para cualquier negocio, las tarjetas de visita resultan especialmente útiles para presentarse a nuevos clientes y socios y transmitir la imagen y el mensaje de la empresa.

Con un buen diseño, consigues que la otra persona se interese por lo que ofreces, porque transmites una imagen profesional y coherente con lo que predicas como empresa.

Por eso, es muy importante cuidar cada detalle al milímetro: el color, la tipografía, el estilo y, por supuesto, el tamaño.

En este guía vemos las medidas y tamaños disponibles para las tarjetas de visita comenzando por el más utilizado: 85 x 55 milímetros.

Estas son las dimensiones estándar, que tienen un formato rectangular y se suele fabricar en papel no laminado de 350 g/m². Generalmente se hacen en papel, pero cada vez más se están popularizando materiales alternativos como el papel reciclado, plástico (tarjetas de visita metalizadas, transparentes, blancas y policristalinas) y el cartón engomado.

Los tamaños de las tarjetas de visita son variados, pero los principales son iguales o más pequeños que las de una tarjeta de crédito normal (90 x 55 milímetros). Esto garantiza que sea más fácil de guardar, transportar y práctica de usar.

Tamaños de tarjetas de visita más comunes

Ser recordado es importante y las tarjetas de visita nos ayudan a conseguir ese objetivo.

Cualquiera que asista a reuniones, comidas de negocios o conversaciones durante un viaje lo sabe.

Un intercambio de ideas o información adquiere un significado diferente si se termina con el intercambio de tarjetas de visita.

Y es que esta es aún una práctica que inspira profesionalidad y preparación.

Echemos un vistazo a los tamaños de tarjetas de visita más utilizados:

Tamaño clásico de tarjeta de visita rectangular: 85×55 milímetros

La tarjeta de visita clásica mide 85 x 55 milímetros y es rectangular.

Se asemeja mucho al de una tarjeta de crédito o débito y permite guardarla cómodamente en la cartera.

La compacidad de estas dimensiones garantiza una tarjeta de visita universal, cuyo tamaño estamos acostumbrados todos a ver y a tocar.

La superficie disponible es adecuada para albergar toda la información necesaria, distribuida entre el anverso y el reverso o sólo su anverso. Puede ser de papel o de otros materiales como papel reciclado, PVC o cartón engomado.

Tamaño de la tarjeta de visita rectangular: 90×50 milímetros

Otra tarjeta de visita popular es el tamaño de 90 x 50 milímetros. La tarjeta es rectangular, pero aumenta en longitud y disminuye ligeramente en anchura.

Esto hace que sean más estilizadas y que transmitan mayor elegancia. El espacio que se puede rellenar con texto e imágenes no se sacrifica en absoluto, lo que garantiza una tarjeta de visita personalizable por ambas caras.

Tamaño de la tarjeta de visita rectangular: 75×45 milímetros

Un tamaño de tarjeta muy popular es de 75 x 45 milímetros.

Tiene unas dimensiones más pequeñas que la tarjeta tradicional.

Más delgada que una tarjeta de crédito, se apoya en su pequeño tamaño para destacar y guardarse aún más fácilmente en bolsillos y carteras. La superficie disponible permite insertar la información necesaria, distribuida entre el anverso y el reverso o sólo en el anverso, pero requiere una elección más cuidadosa debido a la reducida superficie.

Tamaño de la tarjeta de visita cuadrada: 55×55 mm

La tarjeta de visita cuadrada con medidas de 55 x 55 milímetros reduce aún más el tamaño en favor de un concepto diferente.

Aquí la información debe distribuirse con más cuidado, dada la menor superficie disponible.

El texto y las imágenes serán pocos y esenciales, distribuidos entre la parte delantera y la trasera.

Esta es una opción alternativa y puede resultar muy interesante, dada su gran manejabilidad y facilidad de transporte y almacenamiento. Su tamaño la hace particularmente original y que destaque desde el primer momento.

Conclusiones

Aunque, como ha visto, hay algunos tamaños estándar, las clásicas tarjetas rectangulares ya no son las únicas disponibles en el mercado y algunas personas optan por diseños más atrevidos y creativos.

Dado que las tarjetas de visita se diseñan para la impresión, es importante recordar que hay que trabajar con el modo de color CMYK, y no con el RGB, que solemos utilizar cuando diseñamos para la web. Por último, recomendamos corregir la resolución a 300 ppp para obtener resultados óptimos.

En Ferysu estamos para ayudarte. Pregúntanos todas tus dudas.

Ir arriba
Call Now Button